¿El mango africano funciona? Estudios

En los medios de comunicación o Internet hay muchos suplementos para adelgazar que son una estafa. Es decir, no prometen lo que dicen. Pero este no es el caso del mango africano, así que no tiene por qué preocuparse. Irvingia gabonensis cuenta con el apoyo del Dr. Oz (prestigioso médico de los Estados Unidos) y sus beneficios están respaldados por varios estudios clínicos. Por lo que, si desea un producto verdadero, comprobado y que realmente funciona para bajar de peso, sin dudas, el mango africano es para ti.

A continuación veremos algunos de los estudios científicos realizados a seres humanos:

1# Estudio: El extracto de la fruta en el peso corporal y lípidos en sangre

El primer ensayo clínico fue publicado en 2005 en la revista “lípidos en la salud y la enfermedad“. Ha sido realizado en Camerún y dirigido por el doctor Judith L. Ngondi y sus colaboradores. El objetivo de este estudio era investigar el efecto del extracto de la semilla del mango africano o Irvingia gabonensis sobre el peso corporal de las personas.

¿En que consistió? Se utilizaron 40 sujetos con sobrepeso. Durante un mes 28 personas tomaron pastillas de Irvingia gabonensis de 1,05 g, tres veces al día con un vaso de agua y media hora antes de las comidas haciendo un total de 3,15 g del extracto (IG). El otro grupo de 12 participantes tomaron placebo. Es decir se usaron dos cápsulas diferentes, una con 350 mg de extracto de mango africano y otra con salvado de avena (placebo).

Desenlace: Cuando terminó el estudio los pacientes que recibieron extracto de mango africano habían reducido su peso corporal un 5,26%, mientras que los otros que consumieron placebo sólo bajó 1,32% por lo que es una diferencia realmente significativa. Además los pacientes sometidos al tratamiento con Irvingia gabonensis obtuvieron beneficios en los lípidos (grasa) de la sangre como por ejemplo una reducción del colesterol total, colesterol malo (LDL), triglicéridos y un aumento del colesterol bueno (HDL). En cambio, sobre el grupo placebo no se presentaron cambios en los niveles de lípidos en sangre durante los análisis.

Resolución: Queda en evidencia que las semillas del fruto son eficaces y funcionan para adelgazar.

2# Estudio: Irvingia gabonensis y Cissus quadrangularis combinados

Tres años más tarde (2008) la revista científica “lípidos en la salud y la enfermedad” publica un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Yaoundé (Camerún) donde se evalúa los efectos de la fruta en combinación con una hierba para bajar de peso.

Condiciones: El estudio científico que se hizo duró 10 semanas y se incluyeron 72 participantes obesos. Las personas fueron divididas en tres grupos iguales de forma aleatoria: uno ingirió placebo, otro Cissus quadrangularis (planta usada en compuestos para perder peso) y el último una mezcla de Cissus quadrangularis e Irvingia gabonensis. Tomaron la dosis (cápsula) que les correspondían dos veces al día antes de las comidas y se indicó no hacer grandes cambios en la dieta ni ejercicios durante el transcurso de la investigación.

Resultado: En comparación con el grupo placebo, a partir de la semana 4 los otros dos grupos activos mostraron mejoras en el peso total, grasa corporal, circunferencia de la cintura, colesterol total, colesterol malo y glucosa en sangre.

Conclusión: El grupo Cissus quadrangularis consiguió bajas importantes en todas las mediciones a diferencia del grupo placebo. Sin embargo la mezcla Cissus quadrangularis / Irvingia gabonensis experimentó reducciones aún mayores. “Esta fórmula en conjunto podría ayudar a tratar la obesidad y sus complicaciones relacionadas” concluyó la prueba.

3# Estudio: IGOB131 reduce el peso corporal y parámetros metabólicos

El mango africano era un alimento que formaba parte de la dieta de varias tribus tanto de Nigeria como Camérun y una de las particularidades de estas personas era su físico delgado, así como una escasa incidencia de enfermedades cardiovasculares“, dijo Julius E. Oben.

Así que en 2009 se hace un nuevo ensayo clínico más amplio por Julius E. Oben y su equipo acerca del IGOB131 (un extracto de semillas de mango africano). El objetivo era evaluar su efecto en la pérdida de peso y parámetros metabólicos.

Método: La duración de la investigación clínica fue de 10 semanas y para ella, se seleccionaron una mezcla de 102 sujetos con sobrepeso, sanos y obesos. Los pacientes se dividen al azar en dos grupos: a uno se le administra 150 mg de IGOB131 (mango africano) y al otro un placebo. Las indicaciones para ambos eran ingerir 2 pastillas diarias entre 30 y 60 minutos antes del almuerzo y cena. Mientras que en la semana 4,8 y 10 las personas iban a ser analizadas para ver los cambios.

Resultado: El conjunto que ingirió el extracto del fruto consiguió beneficios notables en medidas antropométricas como peso total, grasa corporal y tamaño de la cintura; en los parámetros metabólicos mejoró el colesterol total, colesterol LDL y los niveles de glucosa en sangre. También subió los niveles de leptina, una hormona que puede suprimir el apetito y la adiponectina, proteína que tiene la capacidad de regular la glucosa y romper los ácidos grasos. En cambio el grupo placebo no tuvo cambios significativos.

La investigación concluyó que las propiedades del mango africano puede ser una ayuda adicional para el tratamiento de las epidemias globales derivadas de la obesidad, hiperlipidemia, resistencia a la insulina y enfermedades relacionadas.

La dieta del mango africano es eficaz

Cada persona tiene un organismo distinto y un estilo de vida diferente (dieta y ejercicio). Pero los ensayos clínicos citados fueron positivos, lo suficientemente grandes y durante un tiempo prolongado donde se demuestra que el mango africano funciona para adelgazar, quemar grasa en zonas complicadas tales como cadera, cintura y muslos; y aportar grandes beneficios a la salud.